En diciembre del año pasado te conté que para este 2016 no tendría objetivos específicos sino direcciones en las cuales avanzar. La lógica detrás de esto es que plantearse objetivos siempre te devuelve un resultado binario, en donde alcanzas el resultado deseado o no lo haces, mientras que plantearse direcciones abre posibilidades más amplias que no son tan blanco y negro.

A continuación Voy a contarte cómo estuvo mi año respecto a las direcciones plateadas y luego te comentaré cuáles son las que pretendo seguir durante el 2017 que ya está a la vuelta de la esquina.

Breve revisión 2016

Estas son las cuatro direcciones en las que me propuse avanzar y los progresos que pude conseguir:

1. Menos proyectos, más educación

Lamentablemente, los cursos que vendo aún no me dan el sustento suficiente como para poder dedicarme a ellos de tiempo completo. Todavía necesito trabajar con clientes para cubrir mis necesidades básicas.

En este aspecto hubo un pequeño avance en donde me tomé algunas semanas para trabajar exclusivamente en algunos proyectos educativos, como el curso Diseño efectivo de sitios web y WP1030. ¿Me habría gustado que fuese más? Absolutamente, pero como decía en anteriormente, las matemáticas todavía no dan.

2. Potenciar los ingresos

Creo que esta fue la dirección en la que menos avancé este año. Si bien logré mejorar los ingresos percibidos a partir de la venta de cursos, estuve bastante mal en potenciar los ingresos con clientes.

Básicamente pequé al tomar muchos proyectos al mismo tiempo, lo cual hacía que trabajara solo un poquito en cada uno de ellos a la vez y eso, finalmente, hizo que un montón de proyectos se tardaran demasiado en completarse y, por ende, en pagarse.

Me encantaría en el futuro trabajar en proyectos más pequeños, que requieran poco tiempo, de tal forma que pueda enfocarme en solo uno de ellos a la vez y reciba pagos más seguido.

3. Aumentar el alcance

Esta es la dirección en la que más pude avanzar, y eso que no llevé a cabo todas las ideas que tenía pensadas.

Hacia el final del 2015 mi lista de suscriptores alcanzaba un total cercano a 5.300 personas. Hoy, un año después, el número se acerca a los 9.000 suscriptores. Eso quiere decir que en un año llegué a casi tanta gente como lo había hecho en todos los años anteriores en conjunto.

Creo que se debe en gran parte al tipo de contenido que publico en mi blog a y a proyectos locos como WP1030.

Estoy bastante orgulloso de mi desempeño en este aspecto.

4. Branding como diseñador

No sé si los cambios en esta área se han notado públicamente, más allá del lanzamiento del curso Diseño efectivo de sitios web (que abrirá sus puertas pronto ?), pero sí se ha notado mucho en mi trabajo con clientes.

Ok, voy a ser directo contigo: Sé escribir código, me gusta desarrollar sitios web y hacer cosas que funcionen, pero es algo que me aburre rápido. Por el contrario, diseñar me entretiene mucho, podría pasarme todo el día diseñando y sería feliz.

El tema es que muchos clientes han visto las cosas que puedo hacer técnicamente y llegan a mí buscando eso, ignorando por completo que mi fuerte es el diseño y no el desarrollo.

De alguna forma, y manteniendo las proporciones, me siento como Kenshin Himura, que aunque no le gustaba hacerlo, era muy talentoso como asesino. Por eso la mayoría de la gente llegaba a él pidiendo que asesinara a alguien cuando él realmente no quería hacerlo más… o tal vez un mejor ejemplo sería Residente, de Calle 13, a quién aún le piden que cante atrévetete a pesar de que la canción ya no le gusta.

Durante el 2016 tuve el coraje de rechazar varios proyectos que solo se trataban de desarrollo y no contemplaban diseño. Evidentemente hubo algunas excepciones (tengo que comer) pero conforme pase el tiempo esto debería ir ocurriendo cada vez menos.

No tengo nada en contra de programar, por ejemplo, lo paso muy bien haciendo mis cursos de WordPress, pero en el aspecto de proveer servicios profesionales, deseo utilizar mis habilidades en desarrollo sólo como una herramienta para llevar mis diseños a la vida y no convertirme en un programador de tiempo completo. Ya hay bastante gente dedicada a ello, y la gran mayoría son mucho mejores que yo.

Direcciones para el 2017

La verdad es que para el 2017 las direcciones que deseo seguir son prácticamente las mismas, pero voy a enfocarme en tres aspectos esenciales:

Diseñar

Durante el 2017 quiero profundizar aún más en el diseño. Que la gente me perciba unánimemente como un diseñador y trabajar casi exclusivamente en proyectos que llevan el diseño como elemento esencial.

Dinero

Este año intentaré tanto como sea posible conseguir un flujo de dinero constante, llegar a deuda cero e, incluso, tener ahorros considerables.

En definitiva necesito recibir mucho más dinero y administrarlo de forma más eficiente.

Este año me di cuenta que si no tengo bien manejada mi situación económica no puedo enfocarme correctamente en los proyectos que más aportan. Por eso debo poner todo en orden.

Contribuir

Creo que esta es una dirección en la cual ya estoy avanzando, pero me parece importante dejarla de manifiesto para que no se me vaya a olvidar.

Trataré de enfocar mis energías en aquellos proyectos e ideas que, aparte de permitirme conseguir ingresos monetarios (punto anterior), tengan la mayor capacidad de contribuir al mundo.

Por eso me gustan tanto los proyectos como WP1030, que por un lado me permiten contribuir gratuitamente con quienes más lo necesitan y, al mismo tiempo, me permiten generar importantes ingresos.


En resumen, este 2017 deseo avanzar en las direcciones del diseño, el dinero y la contribución. Tanto así, que incluso me hice un póster que pondré en mi oficina.

Si quieres puedes descargarlo como protector de pantalla y ponerlo en tu computadora.

Ahora es tu turno, ingresa al grupo de facebook y cuéntame cuáles son las direcciones en las que quieres avanzar el 2017.

Un abrazo,
@FranciscoAMK