Diseño, Reflexión | 5 de septiembre de 2018

Lenguaje inclusivo en el diseño

El lenguaje inclusivo es un tema del que se ha hablado mucho recientemente, desde los puntos de vista ideológico, lingüístico y político.

Hay gente que se toma el asunto tan a pecho, que acaba en discusiones súper acaloradas, pero tranqui, te prometo que no va a ser nuestro caso.

Porque mi intención en este video no es cuestionar o filosofar acerca del lenguaje inclusivo, sino hablarte de este tema desde el punto de vista de cómo podemos afrontarlo al diseñar.

Primero, ¿Qué es el lenguaje inclusivo?

En realidad el lenguaje inclusivo no es un lenguaje en sí mismo, es más bien una forma de usar el lenguaje, en nuestro caso el español, buscando no excluir a nadie a la hora de hablar o escribir un texto.

¿Por qué es importante en el diseño?

Es sumamente importante porque el diseño, es básicamente comunicación y la forma en que usamos el lenguaje para entregar el mensaje, afectará su percepción.

Como diseñadores, sobre todo si estamos diseñando algo en un contexto de marketing, nos enfrentamos a algo que pareciera ser una contradicción.

Por un lado debemos usar un lenguaje excluyente, dejando fuera a quienes no forman parte del publico a quienes apunta nuestro mensaje, pero al mismo tiempo debemos usar un lenguaje inclusivo, para que ninguna persona dentro de ese publico objetivo se sienta dejada de lado.

En mi caso, por ejemplo, al diseñar y redactar el contenido de mi sitio web, pienso en las personas interesadas en aprender algo sobre diseño, no me preocupa en absoluto si dejo fuera a las personas que no tienen interés en diseño.

No obstante, al hablar a la gente con interés en diseño debo ser cuidadoso de no dejar afuera a hombres, a mujeres, a personas de cierta área, de cierta preferencia sexual, religión o edad.

Como diseñadores, una vez que ya hemos excluido a quienes no forman parte de nuestro público objetivo, debemos procurar ser inclusivos.

Cómo me he relacionado con el lenguaje inclusivo

Con más de 10 años diseñando y 6 años de publicar contenido en internet regularmente, este es un tema sobre el cual he pensado bastante y he encontrado algunas tácticas que me han sido bastante útiles, para ser inclusivo en mi uso del lenguaje.

Te contaré a continuación cuales son estas tácticas, pero considera que vienen de parte de un diseñador, no de un lingüista o un literato, ni siquiera de parte de alguien tan intelectual, así que tómalo como lo que es, solo lo que a mí me ha servido.

Evitar lenguaje local

Una vez una persona me pidió que le diera una opinión sobre el diseño de su sitio, entré a la dirección y el texto principal decía: «Recibí una guía gratis». Yo lo felicité, «Qué bueno que recibiste una guía, pero qué tiene que ver conmigo eso».

Resulta que se trataba de una persona de Argentina, y ellos usan el «Recibí» como una conjugación en imperativo de la segunda persona del verbo recibir, pero para el resto de los hispanoparlantes (excepto Uruguay, supongo), esta es la conjugación en pasado de la primera persona.

Usar formas de hablar que son meramente locales, pueden ser excluyentes cuando quieres apuntar a un público que va más allá de tu área.

Por eso yo siempre trato de usar un lenguaje neutro. A pesar de que en mi día a día uso un montón de chilenismos, a la hora de diseñar o crear contenido no ando na con la lesera de escribir las wea al peo. Yo no soy na como esos longis que se pegan en el cogote, que le dan color y son terrible zarpaos.

Grupos sin género

Esto es algo bien sencillo, pero que puede ser bastante útil: Cuando me toca referirme a un grupo de personas, trato de hacerlo de una forma que no implique que hablo solo a mujeres o solo a hombres.

Por ejemplo, a la hora de compartir un mensaje en redes sociales, la primera tentación es decir «Hola amigos», por ejemplo, pero de alguna forma eso deja fuera a las amigas.

Entonces se presentan varias opciones, como escribir «amig@s», por ejemplo, pero se ve feo y no se puede pronunciar. también está la opción de decir «amigos y amigas» que, pese a ser correcto, alarga mucho la frase innecesariamente.

En mi caso lo que más me ha servido es pensar las frases de una forma que no implique indicar el género de las personas a quienes te refieres. Suelo escribir cosas como «Hola gente linda» o «Hola colegas». Con esto se agrupa a las personas, pero no excluye a hombres ni a mujeres.

Hablar uno a uno

Cuando te refieres a una persona de tú a tú, por lo general no necesitas decir nada que indique si estás hablándole a un hombre a una mujer, simplemente le hablas a una persona.

Por eso en mi sitio, en mis artículos, y en mis videos verás que te hablo a tí, no al grupo. No le hablo a mis lectores o lectoras, no le hablo a mis seguidores o seguidoras, te hablo a ti.

Al final termina siendo una forma de hablar más acogedora, si tenemos en consideración que un artículo, o un video no es algo que se experimente de manera grupal, siempre es una experiencia uno a uno, solo que sucede tantas veces como personas visiten el sitio o le den al play.

Describe el producto no el público

Muchas veces cometemos el error de presentar un producto o un servicio y anclarlo a las personas que lo usarán, pero eso mismo puede no resultar tan inclusivo.

Por ejemplo, para presentar mi plataforma de cursos yo podría decir «Una plataforma de cursos para los diseñadores» y en términos generales está bien, pero dije «Los diseñadores» y con ello estoy sutilmente excluyendo a las diseñadoras.

Por eso me ha resultado mucho mejor describir el producto o servicio en sí, no a las personas a quien va dirigida. Siguiendo con el ejemplo, probablemente sea mucho mejor decir «Una plataforma de cursos para aprender diseño».

¿Qué hay del lenguaje con E?

Recientemente ha hecho mucho ruido mediático una propuesta para modificar ciertas formas de expresarse con el fin de hacer que nuestro lenguaje sea más inclusivo.

Estas modificaciones implican que se reemplacen la O y la A que indican el género de una palabra por la E, lo cual haría que incluya a todos los géneros de una sola vez. Así nacen palabras como todes, que viene en reemplazo de todos y todas; amigues, que viene en reemplazo de amigos y amigas; niñes, que viene en reemplazo de niños y niñas y así sucesivamente.

No voy a entrar en el debate si estas modificaciones son correctas o no, prefiero dejarle eso a gente mucho más inteligente y preparada, pero esto es lo que pienso desde el punto de vista del diseño.

Esta forma de hablar o escribir aún no está del todo asimilada, así que usarla en ciertos casos puede resultar, paradójicamente, excluyente. Por exagerar un poco, si estamos diseñando un flyer que vamos a repartir entre personas de la tercera edad, probablemente no entiendan mucho de lo que haya escrito y los terminemos alienando.

Mientras esta forma de expresarse no sea canon, y más aún sabiendo que hay gente que abiertamente lo odia, creo que no es buena idea usarlo a diestra y siniestra ya que puede jugar en contra de la correcta entrega de nuestro mensaje.

Por ahora, sigue siendo algo más de nicho y casi una expresión política, así que si estás diseñando algo que tenga una carga de este tipo, hay que usarlo sin pudor. Pero si apuntas a un público general, es mejor buscar una alternativa menos transgresora.

Lenguaje inclusivo visual

Hemos mencionado mucho del lenguaje escrito y hablado, pero estamos hablando de diseño, así que no podemos olvidar el lenguaje visual. Todo aquello que comunica sin palabras.

Por lo general, elementos como los colores, las formas o las familias tipográficas no suelen ser elementos inclusivos o exclusivos, sino más bien indicadores de la personalidad o la intencionalidad de quien habla.

A no ser que estés usando colores poco contrastados, textos pequeños o tipografías difíciles de leer, en cuyo caso estás discriminando a las personas con menores capacidades visuales.

En cuanto a lo visual, lo que más puede llevar a ser excluyente son las fotografías. Por ejemplo, si en mi plataforma de cursos de diseño pusiera una foto de una diseñadora trabajando, quizás estaría excluyendo a los hombres y lo mismo a la inversa.

Lo mismo pasa en cuanto a los diferentes tipos de cuerpo, colores de piel y rasgos étnicos.

Una forma de evitar estos problemas y usar imágenes más inclusivas es enfocarte en detalles más genéricos, como las manos, por ejemplo, o eventualmente usar ilustraciones en lugar de fotos… pero ya hablaremos de eso, porque tengo planificado hacer un video entero sobre ese tema.

Bueno, eso ha sido todo por hoy, espero que esto te haya resultado de utilidad.

Un abrazo,
@FranciscoAMK

También te podría interesar:

Dale profundidad a tus diseños usando sombras

En este nuevo video, Naranjín y yo te mostraremos cómo usar sombras en tus diseños para dar la sensación de profundidad. Para ello aprenderemos primero la teoría de cómo se aplica la luz sobre los objetos y cómo proyecta sombra y luego lo aplicaremos a un diseño (semi) real. Aquí tienes algunos indicadores por si […]

Seguir leyendo...

Comunidades online para creativos

Este episodio de Huevos Revueltos es especial ya que tenemos a un invitado. Su nombre es Joel Espinoza y es el administrados de una de las comunidades de diseño en español en facebook más interesantes que he conocido, me refiero a Open D, diseño para todos. El tema del cual hablaremos con Joel, es cómo un […]

Seguir leyendo...

Ahórrate dolores de cabeza, amplía tu mercado y cobra más

¿Te suena familiar esta situación? Estás frente a tu computadora decidido a comenzar a trabajar en esa idea de sitio web que tienes dando vueltas en tu cabeza o en ese sitio que un cliente te encargó. Lo primero que haces es crear una cuenta de hosting e instalar WordPress, luego inviertes un par de […]

Seguir leyendo...

Hay 12 opiniones

  1. Muy interesante tu planteamiento que tratas con todo cuidado.
    No es que se odie esa forma de expresarse del “todes”, es que no existe y se lo han sacado de la manga para contentar a unos demagogos que politizan el lenguaje para romper todo lo establecido. Nadie se ha sentido excluido (y yo soy mujer) por el idioma, que es claramente dominado por el uso del masculino, hasta ahora porque nadie había sacado esa estupidez a cuento y usado eso para crear división en la sociedad. Pero quieren crearnos la necesidad de cambiar nuestro idioma para ponerse medallas en defensa de nadie sabe bien qué. En fin, una pena que la gente tiene ganas de entrar al trapo de esta tontería, ahora a todo el mundo de ofende todo.
    Te comento una cosita sobre otra cosa que mencionas. Es muy difícil que lo que digas suene bien en todos los países hispanohablantes. En España, por ejemplo, si dices lo que propones “La plataforma de cursos para aprender de diseño” no suena muy bien, sonaría mejor “La plataforma de cursos para aprender diseño”, sin el “de”, aunque lo que propones no está mal, suena peor y tiene otro significado más vago, menos profesional “aprende de diseño” es como menos serio que “aprende diseño”, es como “bueno te enseño algo sobre diseño” frente a “te enseño a diseñar”: Así lo veo desde mi código lingüístico, pero supongo que habrá quien no esté de acuerdo. Por eso te comento que es prácticamente imposible contentar a todos!

    • Si sé que suena más “profesional” aprender diseño, pero (y esto es un tema mío) no es posible aprender diseño, porque el diseño siempre crece y evoluciona, no hay un solo diseño. Por eso un aprende del diseño no aprende al diseño… Lo más correcto, como dices ,sería aprender a diseñar.

  2. Genial Fco!! La verdad yo también pienso que por todo ahora quiere dividir y enfatizar a la “violencia”, cuando por ejemplo siempre se ha hablado del “hombre” como especie en general, tanto hombre como mujeres están ahí incluidos… pero como dices, no esta de más hacerlo porque tristemente a eso nos esta llevando la sociedad 🙂

    Un fuerte abrazo amigo mio

  3. Sin ahondar mucho en el tema, el género masculino en español es el mismo usado como género neutro, por lo que palabras de género masculino pueden refererirse a ambos géneros o solo al masculino en relación al contexto. Por otro lado hay palabras que son gramaticalmente femeninas, pero bien se emplean para ambos sexos (por ejemplo, UN hombre es también UNA persona).

    En resumen, el problema es no diferenciar bien entre género gramatical y el género sexual.

    Respeto las posiciones que cualquiera pueda tener al respecto, pero solo como reflexión: nótese que todo el tema del ‘lenguaje inclusivo’ es más ideológico y proselitista que otra cosa y deriva en el empobrecimiento y la mala economía del lenguaje.

    PD: mi objetivo con el comentario es aclarar el tema y quitar la innecesaria presión, en quienes redactan y hablan para el público, de usar ese modo de expresión.

    PD2: Amigo Francisco, siéntase libre de escribir ‘Hola amigos’, que allí entran mujeres, hombres, ancianos, jóvenes, perros y gatos (si es el caso) y lo que sea jajaja.

    Una fuente útil de aclaraciones lingüísticas para quienes trabajan con publicaciones y demás o quienes simplemente quieran estar informados es: https://www.fundeu.es

    Lenguaje inclusivo: https://www.fundeu.es/noticia/lenguaje-inclusivo-6151/

    Feliz día.

    • Gracias por tu interesante comentario Marco.

      Está claro cómo funciona el lenguaje español, pero eso no significa que no se pueda cuestionar o buscar nuevas formas.

      Además ¿qué hay de malo en decir “la ciudadanía” por sobre “los ciudadanos”? No se le hace daño a nadie y te expresas de una forma más amable.

      El lenguaje cambia todos los días y generalmente por cosas sin relevancia. Si cambia tratando de crear un entorno más amable, no tengo ningún problema. Claro está, siempre y cuando no sea impuesto a la fuerza.

Y tú ¿Qué opinas?

Puede que no te responda, pero ten por seguro que leeré tu comentario. Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Recibe más artículos como este cada semana

Únete a los 7.787 suscriptores y recibe cada miércoles nuevo contenido sobre diseño, sitios web y creatividad.

¡Ya estamos casi! revisa tu bandeja de entrada para verificar tu email por favor.
Uy! Parece que algo salió mal procesando tu solicitud. Recaraga la página e inténtalo de nuevo.

Ya me suscribí antes, no me muestres esto.