Negocios, Reflexión | 18 de febrero de 2015

Honestamente, soy un tipo exitoso

Me considero una persona exitosa.

Fue a principios de este año, durante una conversación con mi esposa en donde realmente me di cuenta de lo exitoso que soy.

Es algo raro si tomamos en cuenta que no vivo en una casa grande y con piscina, no gano cantidades estratosféricas de dinero, no soy famoso, no me la paso viajando por todo el mundo y si no trabajo cada mes no podría pagar las facturas (y me cortarían varios servicios e incluso podrían embargar mi casa).

¿Cómo es posible que me considere exitoso si no tengo dinero, lujos o viajes por el mundo? Pues simplemente porque mi definición del éxito no incluye ninguna de esas cosas.

Lo que es realmente importante para mí no está medido con un signo peso. Si pienso en las cosas que ante mis ojos tienen un alto valor, raramente este valor está asociado con su precio o con alguna medición relacionada con el dinero.

Cada uno entiende el éxito de forma diferente

Cuando finalmente llegué a la realización de mi éxito fue cuando me di cuenta de que trabajo en algo que me gusta, donde puedo desarrollar mi creatividad (realizando consultorías de diseño web en APK Estudio), puedo vivir relativamente tranquilo con mis ganancias, tengo un lugar (mi blog) en donde puedo expresarme libremente, compartir mis conocimientos y que incluso me ha permitido influir positivamente en las vidas de otras personas.

En términos personales basta con pensar en lo afortunado que soy de tener la familia que formamos junto a Natalia, nuestros gatos y nuestro perro, además de saber que mis padres (quienes este año cumplieron sus bodas de oro :)), mis hermanas y sobrinos se encuentran bien.

Como puedes notar las cosas que definen mi éxito están relacionada con acciones, valores y emociones más que con metas específicas y físicamente medibles o contables.

Poder desarrollar mi creatividad, dejar una marca positiva (aunque sea pequeña) en las vidas de otras personas y vivir en un entorno agradable son las cosas de verdad importantes para mí.

Sin duda alguna el dinero es fundamental, ya que es uno de los elementos esenciales que permite que estas cosas se puedan llevar a cabo. Pero, tratar de conseguir dinero por el sólo hecho de conseguir dinero, no es suficiente motivación para levantarme cada mañana. Sin embargo, cuando pienso en el dinero como un medio para poder llevar a cabo las acciones que me hacen feliz, entonces todo cobra sentido.

Ok, ya sabes lo que es importante para mí, cuales son los valores que me motivan y por qué puedo afirmar con toda seguridad que soy un tipo exitoso. Ahora es tu turno.

¿Cuál es tu definición del éxito?

¿Te has puesto a pensar acerca de esto en alguna ocasión? Si no, es algo que te recomiendo sinceramente, ya que sirve para aclarar la mente y poder direccionar nuestras acciones.

Pregúntate a ti mismo:

  • ¿Qué es lo que te hace feliz?
  • ¿Qué pasión te motiva?
  • ¿Qué es lo que de verdad te importa?
  • ¿Qué es lo que te gustaría estar haciendo en uno, dos o tres años más?
  • ¿Cómo te sientes ahora y cómo te gustaría sentirte?

Sé tan honesto u honesta contigo mismo como sea posible, permítete pensar diferente, sentir diferente, soñar con cosas que para cualquier otra persona podrían sonar extrañas. Nadie tiene que enterarse de tus motivaciones, los demás sólo verán tus actos.

No hay ningún problema si tu definición del éxito es vivir de fiesta en tu lujoso yate, si es ser un cantante de rap tan popular como Snoop Dogg, si es dedicarte únicamente a rescatar perritos abandonados, si es trabajar solo un par de horas a la semana para poder dedicar la mayor parte de tu tiempo a recostarte en el sofá viento netflix, si es volverte millonario de la noche a la mañana con alguna idea brillante, si es tener tiempo de sobra para pasar con tus hijos o cualquiera sea la idea que venga a tu mente.

Si ya tienes claro cual es el éxito que quieres alcanzar, cada vez que enfrentes una toma de decisión importante hazte la pregunta ¿esto me acerca o me aleja del éxito que quiero conseguir? Si es algo que te aleja, cuestiónate si de verdad vale la pena desviarse del camino. Nadie te juzgará si lo haces, todos tenemos que poner comida en nuestros platos, pero es bueno saber cuando nos estamos desviando, para afrontarlo solo como algo temporal.

No compares tu éxito con el de los demás

Si me comparo a mí mismo con otros diseñadores, creativos o bloggers exitosos, sinceramente soy un fiasco. No alcanzo a tener ni un cuarto del tráfico que ellos tienen en sus sitios y, ni siquiera, llego a conseguir un octavo de sus ganancias. Pero ¿sabes qué? no me importa, porque lo que yo busco, no es ser ellos, no es alcanzar lo que ellos tienen, sino vivir bajo mis propias reglas y valores.

Podría compararme, por ejemplo, con Paul Jarvis, un exitoso diseñador web y blogger, que realiza una labor relativamente similar a la mía, con la diferencia de que lo hace con un alcance chorrocientas veces más grande que yo y con una calidad envidiable.

Si me comparara con él, sentiría que no he conseguido nada,  pero estoy seguro de que hay alguien más a quien él admira y que hace que sus logros parezcan un chiste y, también estoy seguro de que hay personas que si se compararan conmigo sentirían que sus esfuerzos no valen la pena.

El problema con la comparación es que siempre va a haber alguien más avanzado que tú, pero siempre habrá, también, alguien con menos logros y, cada uno de ellos tendrá sus propios valores y ambiciones, que con seguridad, son diferentes a los tuyos.

En lugar de comparar tus logros con los de otras personas, mejor ponlos en la balanza junto con tu definición del éxito y verifica si se alinean y te llevan por el camino correcto.

Usa el éxito de otros como inspiración o como una fuente de ideas, pero no te compares, ya que no tiene ningún sentido hacerlo.

¿Eres exitoso o vas en camino de serlo?

Si aún no habías pensado acerca de qué significa el éxito para ti, espero que este artículo te haya animado a hacerlo.

Cuéntame en los comentarios cuál es tu definición personal del éxito y cuál es tu estado actual. ¿Piensas que ya eres una persona exitosa? espero que sí 🙂

Seguramente habrás notado y te ha parecido extraño que en un post acerca del éxito, no se haya mencionado el fracaso. ¡Qué buen ojo tienes!

La verdad es que no mencioné nada acerca del fracaso, ya que pienso que el único y verdadero fracaso es no moverse para conseguir nuestros objetivos. Toda persona que sigue sus pasiones y busca el éxito comete errores y se cae, no una, sino cientos de veces, pero se levanta y continúa. No son fracasos, son simples tropezones.

Un abrazo,
@FranciscoAMK