Negocios, Personal | 16 de diciembre de 2013

Los pequeños éxitos y el gran fracaso del 2013

Estamos en esa época en donde uno echa la vista atrás para hacer un recuento de cómo ha ido el año para poder sacar conclusiones y proyectar en año que se viene.

En términos generales puedo decir, sin miedo a equivocarme, que ha sido un buen año. Hay un tema en lo familiar que me ha preocupado un poco (la salud óptica de mi papá), pero fuera de eso todo ha ido bastante bien y si no ha ido tan bien, se han sacado aprendizajes valiosos, lo cual convierte esas experiencias en experiencias positivas al fin y al cabo.

Mi gran fracaso

Me considero a mí mismo un minimalista. Me gusta la estética del minimalismo aplicado a la arquitectura, el arte y el diseño, pero también comparto los ideales del minimalismo existencial, es decir,  aplicar las ideas reduccionistas al diario vivir, bajo la premisa de «menos es más» o como prefiero llamarlo yo «menos es mejor» para, de este modo, eliminar de nuestro entorno todo aquello que es innecesario y así poder centrarse en lo verdaderamente importante.

Por otra parte mi personalidad innata es la de un hombre renacentista. Sin duda mis capacidades y talentos están a años luz de Leonardo da Vinci (al menos por ahora), pero hay algo que nos une, y es la capacidad y/o interés por dominar muchas áreas del conocimiento al mismo tiempo. Lo cual claramente no es muy compatible con lo expresado en el párrafo anterior y me mantiene en una constante discusión interna.

Hay algunos temas que me interesan en mayor o menor medida, pero el hecho es que estoy constantemente intentando desarrollarme en distintas disciplinas y eso es, a veces, algo cansador. Me interesan entre otras cosas el diseño y desarrollo web, la música (escribir canciones y tocar batería), la ilustración, la fotografía, la caligrafía y la lista sigue y sigue.

Como dicen por allí: «el que mucho abarca poco aprieta«.

¿Por qué digo todo esto? Porque este año he caído en una práctica bastante poco deseable y es la de intentar hacer de todo, hacerlo al mismo tiempo y hacerlo bien, tanto en el área profesional como en el área personal. Permíteme enumerar algunas de las cosas que he hecho este año:

  • Desarrollé y publiqué el curso Diseño web: HTML y CSS desde cero
  • Desarrollé y publiqué el curso Dominando WordPress
  • Rediseñé el sitio de APK Estudio (verá la luz pronto)
  • Asumí el desafío de escribir semanalmente en mi blog y hacer crecer su audiencia (no es algo tan fácil como parece)
  • Gracias a mi interés y esfuerzo he mejorado considerablemente mi inglés mediante la lectura de algunos libros y decenas de artículos de blogs en inglés (Recomiendo estos libros: Brandiing, Authority, WP development professional)
  • Comencé a desarrollar de un e-book en español acerca de la creación profesional de sitios web en WordPress
  • Me hice amigo y partner de un grupo de desarrolladores muy talentosos y buenas personas y me uní a ellos en el diseño de una aplicación web en el rubro de los seguros.
  • Con otro amigo desarrollador comenzamos a trabajar en la creación de una aplicación móvil llamada ivent para ayudar a los organizadores de eventos.
  • Junto a mi sobrino grabamos, editamos y publicamos nuestro primer disco de rock (incluyendo la producción completa de un videoclip).
  • Hice el curso de conducción (aunque todavía no doy el examen para obtener mi licencia)
  • Intenté aprender a desarrollar para Magento (esto fue un fracaso total)

Eso es sólo un pequeño ejemplo de todas las cosas que he hecho o he comenzado a hacer durante este año (de seguro hay varias que he olvidado incluir). Es importante mencionar que todas son actividades que se realizan fuera de mis horarios oficiales de trabajo, dentro de los cuales me dedico a ofrecer consultorías profesionales en diseño web a diferentes empresas mediante APK Estudio.

Además de ello, está a mi esposa que merece toda mi atención y dedicación (y nuestras 3 mascotas), sin mencionar a mis padres y hermanas a quienes conforme avanza el tiempo he ido visitando cada vez menos.

¿Esta historia suena bastante poco minimalista cierto? Pero ese no es lo que lo convierte en un fracaso, sino el haber cometido el mismo error que me llevó hace un par de años a tomar una de las decisiones más importantes en mi vida profesional: Renunciar a mi trabajo estable.

Si leíste mi artículo anterior sobre cómo dupliqué mi sueldo gracias a WordPress, ya sabrás que el punto de inflexión que me hizo abandonar un empleo fijo como diseñador gráfico en un periódico fue el hecho de no tener tiempo para dedicar a mi familia, mis hobbies y el ocio y, lamentablemente la dinámica que he adquirido durante este año me ha llevado a estar nuevamente en la misma posición, sólo que esta vez no puedo renunciar.

Eso es a lo que yo llamo un verdadero fracaso.

En este punto tengo que agradecer a Brian Casel que con su artículo me hizo pensar mucho al respecto y darme cuenta de mi estado actual.

Lecciones y acciones a tomar

Todo fracaso es un éxito si hay una lección que podamos sacar de él. Ya lo decía batman (o bruce Wayne) en Guerra Contra el Crimen:

No son los momentos trágicos los que definen nuestras vidas, sino las decisiones que tomamos después.

Pero ¿Qué lecciones y decisiones puedo sacar de esta situación? Varias. Aunque de una u otra forma todas me llevan al mismo punto: debo aprender a decir que no.

Esto no aplica sólo a las personas, sino también a las ideas e intereses. Hace unas semanas leí un artículo muy interesante y certero en The Perpetual Vacation que me hizo reflexionar sobre la trampa de las ideas, en la cual yo caí al tratar de ejecutar todas y cada una de las que llegan a mi cabeza y oídos.

En todas las cosas en las que estoy participando actualmente tengo un gran entusiasmo y me siento absolutamente apasionado, por ejemplo, me encanta el desafío de diseñar aplicaciones y también el de escribir un ebook. El problema es que al hacer las dos cosas al mismo tiempo y querer darle en mismo nivel de importancia el avance es mínimo y ambos proyectos se ven mútuamente desplazados el uno por el otro. Multiplica eso por todos los proyectos que enlisté antes… Uf!

La situación actual es insostenible y debo tomar acción.

Me centraré en mis principales proyectos y emprendimientos propios mientras que con el dolor de mi alma dejaré de participar (o al menos reduciré mi  participación) en los otros proyectos.

Cuando hablo de proyectos propios me refiero a continuar escribiendo y tratando de publicar cada vez mejor contenido en mi blog, continuar con el desarrollo de mi e-book y potenciar APK Estudio con un par de ideas que tenemos en mente junto a Natalia (mi socia y esposa). Y para poder centrarme en estos proyectos deberé tomas algunas acciones no muy agradables para mí:

  • Declinaré de participar en el diseño de la aplicación web de seguros, o al menos de seguir tratándolo como un proyecto propio. Todavía existirá la posibilidad de trabajar en él, pero implicará que me contraten pagando mensualmente mis horas de trabajo, para así poder incluirlo dentro de mi horario laboral oficial y darle la importancia que corresponde,  ya que dándole el tratamiento que ha tenido hasta ahora el avance de mi parte ha sido mínimo y prácticamente nulo, retrasando por completo el proyecto.
  • Limitaré mi participación en ivent a las actividades estrictamente necesarias en cuanto a diseño, tanto en un concepto de diseño comercial como en la atención de clientes, pero no pasaré más allá, aunque eso implique que mi participación económica se vea afectada.
  • FranChristain la banda de rock que tengo con mi sobrino quedará en pausa por un tiempo en cuanto al asumir compromisos con terceros. Esto quiere decir que no nos comprometeremos a realizar presentaciones ni ningún tipo de acción que requiera tiempos de ensayos y/o preparación. No obstante, si se da la casualidad de que un día cualquiera ambos tenemos tiempo libre y ganas de reunirnos a componer un tema nuevo, por su puesto aprovecharemos de divertirnos. Pero sin compromisos de por medio.
  • En cuanto al aspecto laboral no aceptaré ningún encargo que sea muy pequeño de parte de clientes nuevos, ya que la ganancia será poca y finalmente este tipo de proyectos suelen ser más complejos de lo que se planteaba en un comienzo. También aprenderé a identificar y alejarme de los clientes cacho.
  • Sólo tomare proyectos para clientes nuevos que se enmarquen dentro de mi área de acción: el diseño y desarrollo web en WordPress, el diseño de interfaces digitales y el diseño gráfico. No me aventuraré con desafíos fuera de esa área al trabajar con clientes, ya que al ser áreas desconocidas no podré estimar bien los precios ni los tiempos y los presupuestos serán muy inexactos. Dejaré esos desafíos para proyectos personales.

Aunque parezcan decisiones simples, abandonar proyectos que representan desafíos interesantes de abordar y la oportunidad de trabajar con gente talentosa es bastante complicado, por que hay cariño de por medio. Pero en la otra cara de la moneda, está la posibilidad de enfocarme en sólo un par de cosas y hacerlas bien.

Es un acto minimalista.

Los pequeños éxitos

Ya hablé acerca de mi fracaso y las lecciones y decisiones  que de él nacieron, pero en 2013 también hubo éxitos. Por todos ellos (y también por el fracaso) estoy infinitamente agradecido.

  • Esta año, pese a haber pasado por varias complicaciones económicas, en APK Estudio el promedio de ingresos mensuales ha aumentado considerablemente con respecto a los años anteriores, hemos podido hacer frente a proyectos muy interesantes y atender a clientes cada vez más grandes.
  • La sobrecarga de actividades que mencioné anteriormente, también ha rendido sus frutos, en total, los cursos que he publicado tienen un aproximado de 300 alumnos inscritos (y sumando más), lo cual es una cifra bien importante considerando que partí desde cero.
  • Los años de trabajo en el rubro han ido rindiendo frutos ya que se ha generado una red de contactos que me ha permitido conocer y trabajar con gente muy amable y con amigos que no veía hace años.
  • Mis capacidades y conocimientos van en una curva ascendente impresionante. De seguro se debe al hecho de que he comenzado a enseñar las cosas que sé. Soy un convencido de que la mejor forma de aprender es enseñar.

También hay otros asuntos sobre los cuales me siento plenamente agradecido, orgulloso y feliz aunque no dependan exclusivamente de mí:

  • Mi esposa es cada vez más talentosa haciendo sus caricaturas de matrimonio y de a poco se le ha ido reconociendo como se merece. Probablemente el rediseño que hice para su sitio haya tenido impacto sobre esto ;).
  • Este año llegaron dos hermosos nuevos niños a la familia, mis sobrinos Mario y Cristian

Planes para el 2014

Este 2014 que se apresta a comenzar se ve muy interesante y tengo varios objetivos que quiero cumplir dentro de los 365 días que lo componen. El principal de ellos es y será disfrutar cada momento y siempre decidir a favor de mis pasiones, lo cual representa para mí el camino hacia la felicidad. Pero fuera de ese gran objetivo, hay otras metas que quisiera alcanzar:

  • Aumentar la audiencia de mi blog para poder llegar y ayudar a más diseñadores a seguir en el buen camino del diseño web.
  • Lanzar en marzo/abril de 2014 (aproximadamente) mi ebook sobre WordPress.
  • Lazar durante el primer semestre un proyecto ultra secreto que hemos estado planeando con Natalia que nos permitirá a través de APK Estudio, ayudar a otros emprendedores.
  • Permitirme disfrutar de tiempo libre junto a mi esposa y familia
  • Permitirme tiempo libre para mis hobbies sin compromisos de por medio (música, fotografía, dibujo, etc)

Como puedes apreciar mi lista para el 2014 es mucho más acotada que la del 2013 y aunque queda algo de espacio libre para otros ítems, ninguno de ellos podrá tomar el mismo nivel de importancia que tienen los que han sido puestos en la lista.

En definitiva, este 2014 pretendo volver a ser dueño de mí mismo, de mi tiempo y de mis talentos.

¿Y tú ya tienes claro lo que quieres hacer durante el año que se avecina? Me encantaría leer tus intenciones en los comentarios.

Crédito de la foto.