Negocios, Reflexión | 11 de octubre de 2017

Recién egresado y con cinco años de experiencia


Notice: Undefined offset: 0 in /home/francisc/public_html/wp-content/themes/FranciscoAMK-2017/single.php on line 42
También puedes escuchar este artículo
Abrir en otra ventana

Hay un tipo de ofertas laborales que hace enojar a muchas personas. No sé cómo será en otras industrias, pero he visto muchos diseñadores arder en furia al encontrar solicitudes que piden alguien joven pero con años de experiencia en el rubro.

Es cierto que hay algo de ridículo en este tipo de solicitud, sin embargo, también hay algo de lógica.

Permíteme ser el abogado del diablo por un momento. Un empleador necesita alguien que cumpla el rol de diseñador, no tiene mucho dinero por lo tanto necesita alguien que no le vaya cobrar muy caro, o sea alguien recién egresado. Al mismo tiempo necesita que esa persona haga bien su trabajo y entregue diseños de buen nivel, y la forma de asegurar que eso se cumpla, es conseguir a alguien que tenga experiencia previa realizando trabajos de diseño.

Esto crea una paradoja, porque necesitas alguien sin experiencia pero al mismo tiempo necesitas alguien con experiencia. Entonces, cabe la pregunta: ¿es acaso imposible lo que este potencial empleador busca? ¿Será que las personas que publican este tipo de solicitudes jamás podrán encontrar a alguien que cumpla con sus expectativas?

Permíteme presentarte al Francisco de hace 10 años.

Mi título profesional de diseñador gráfico lo recibí en el 2008, sin embargo, mi carrera como diseñador comenzó mucho antes, Probablemente cerca del 2003, casi al mismo tiempo en que comenzaba a estudiar.

Tengo la fortuna de provenir de una familia bastante humilde económicamente. Recuerdo muy bien que cuando llegó la época de comenzar los estudios superiores mi padre me dijo directa y honestamente «Hijo, hasta aquí llega lo que puedo ayudarte en tu educación. No tengo dinero suficiente como para pagarte una carrera universitaria o profesional, si quieres entrar estudiar, tendrás que conseguirte alguna beca o trabajar para pagarla tú mismo. Tal vez prefieras simplemente trabajar y comenzar a ganar tu dinero. Sea lo que sea que decidas hacer yo estaré aquí apoyándote de la forma que pueda.» La confianza y el apoyo de mis padres en aquel entonces es algo enorme para lo cual no tengo otra cosa más que agradecimiento.

Después de esa conversación (aunque es algo que tenía claro desde antes) tome la decisión de comenzar a trabajar y con el dinero pagar la carrera de diseño. Mi hermana había hecho lo mismo en su momento y, si bien es un camino de mucho esfuerzo, no me pareció mala idea.

Como te comenté en un artículo anterior, yo tenía en ese entonces conocimientos en el área de la imprenta, por lo que mis primeros trabajos fueron en el área de pre prensa. Con el tiempo, y conforme iba cambiando de empleos, el tipo de labor que realizaba se acercaba más y más al diseño. Pero eso no es todo.

Estos trabajos de a poco me fueron dando algo de experiencia en el mundo del diseño, pero además, en los escasos ratos libres que tenía comencé a realizar algunos diseños por encargo de manera independiente. Una tarjeta de presentación por acá, un pendón por allá, una ilustración para la vecina, un letrero un grupo de amigos y así sucesivamente.

Los primeros diseños eran horribles, pero mi desempeño en cada nuevo encargo era un poquito menos asqueroso que el anterior. Quizás por la experiencia, quizás por lo que iba aprendiendo en el instituto, o quizás un poco de ambas.

De esta forma, al recibir mi título en 2008, no solo era oficialmente un diseñador profesional, sino que además era un diseñador con cinco años de experiencia. El postulante ideal para las ofertas de empleo como las que señalé al inicio del artículo.

No hay excusa

Ciertas profesiones como la medicina requieren, con justa razón, que alguien acabe sus estudios antes de poder ejercer, pero el diseño es diferente, nadie va a morir si usas una mala combinación tipográfica o colores que no armonizan.

Claro, podrías ser la causal de múltiples muertes si diseñas mal el sistema de señalizaciones de una carretera, las señaléticas de un hospital o los íconos en el panel de control de un avión, pero créeme que nadie te va a asignar ese tipo de trabajo sin la experiencia y la supervisión adecuada. En el peor de los casos puedes hacer que den por ganadora a miss Colombia, pero no más que eso.

Un diseñador se puede hacer estudiando, pero la parte más importante del diseño se aprende en la arena del coliseo, en el trabajo mismo. A diseñar se aprende diseñando, así que si quieres ser un buen diseñador debes ganar experiencia, independientemente de la edad que tengas o hace cuanto tiempo te titulaste.

Mientras antes comiences a ganar experiencia mejor.

Disculpame la franqueza, pero si estás recién titulado y tienes cero experiencia en el mundo real es solo de perezoso.Y no me vengas con eso de que en la universidad realizaste algún trabajo para ayudar a algún emprendedor de tu zona, aquí estamos hablando de experiencia del mundo real, sin profesores ni instituciones intermediarias.

Ya sé lo que estás pensando

«Pero Francisco, ¿Me estás diciendo que tengo que ganar experiencia para poder postular esas ofertas de empleo mediocres que mencionaste al inicio?»

No necesariamente. Mi objetivo al recomendarte ganar experiencia temprana es que desarrolles tus habilidades más allá de lo que se puede en la academia y que tengas una ventaja competitiva a la hora de salir a buscar empleo y/o clientes.

Si quieres usar esta ventaja para postular a esas ofertas mediocres o si quieres filtrar mejor para postular a ofertas más convenientes es asunto tuyo.

Una cosa es cierta, mientras tus compañeros vayan a buscar trabajo o clientes con un portafolio de estudiante y sin experiencia real, tú lo harás con un portafolio de verdad, con años de experiencia y con testimonios de clientes que se han beneficiado con tu trabajo. Créeme que eso hará una gran diferencia.

¿Y sabes qué es lo mejor? De todos los estudiantes que lean esto, quizás solo uno o dos realmente harán algo, a los demás les ganará la flojera.

Aprovecha esa oportunidad y destaca.

Un abrazo,
@FranciscoAMK