Negocios, Reflexión, WordPress | 9 de diciembre de 2013

Cómo dupliqué mi sueldo gracias a WordPress


Notice: Undefined offset: 0 in /home/francisc/public_html/wp-content/themes/FranciscoAMK-2017/single.php on line 42

Hay personas que trabajando con WordPress han generado ganancias verdaderamente interesantes. En este contexto podemos mencionar el éxito que han tenido en WooThemes quienes comenzaron siendo 3 personas vendiendo temas y al cabo de algunos años se han convertido en una empresa avaluada en varios millones de dólares, por otra parte podemos mencionar el éxito de Orman Clark, quien como un diseñador/desarrollador freelance consiguió obtener más de 1 millón de dólares en venta de temas de WordPress en ThemeForest en aproximadamente 1 año.

Por el momento no estoy al nivel de estos ejemplos (estoy trabajando duro para llegar a estarlo), pero ciertamente con la llegada de WordPress a mis manos he podido por lo menos duplicar mi sueldo.

Un poco de historia

Mi profesión oficial es el diseño gráfico y luego de titularme me dediqué a trabajar en eso (aunque es algo que venía haciendo desde hace mucho antes). Primero trabajé  casi un año en una agencia principalmente diseñando interfaces digitales en flash para productos como CDs interactivos y luego durante poco más de 3 años estuve trabajando en un periódico de alcance nacional diagramando las páginas de diversos suplementos del diario. Algo bastante alejado del diseño web.

Mientras estaba en esos empleos fijos siempre dediqué mi tiempo libre a 2 actividades principales:

  • Realizar trabajos freelance para mis propios clientes, principamente diseño web
  • Aprender diseño web (utilizando la clásica técnica del aprender haciendo 😉 )

Al principio estas actividades eran solo una curiosidad, sin embargo con el tiempo se fueron tornando cada vez más relevantes y satisfactorias, aunque lamentablemente las ganancias no eran suficientes como para abandonar mi salario mensual fijo.

Los sitios que entregaba a mis clientes eran muy básicos y no les ofrecían mayor valor aparte de un buen diseño corporativo, por lo tanto, no podía cobrarles una importante suma de dinero por cada proyecto. Además por su parte los clientes fueron cada vez más exigentes con las características de cada sitio. La mayoría de ellos comenzó a solicitar la capacidad de editar los contenidos sin la necesidad de llamarme cada vez que quisieran cambiar algo.

En la agencia donde trabajé previamente tuve la oportunidad de participar en el diseño de un sitio que estaba realizado con Joomla, sin embargo esta aplicación no se ajustaba a mis necesidades, ya que si bien permitía a los usuarios editar textos e imágenes del contenido, se me hacía bastante difícil el poder integrar un diseño propio completamente personalizado.

Luego de algunas búsquedas por internet y bastantes intentos fallidos decidí probar suerte con WordPress. Primero diseñé mi propio blog personal en el 2008 y luego comencé a ofrecerlo a mis clientes en 2009.

Al recordar esos primeros sitios, puedo notar que eran realmente malos, no obstante, los clientes quedaban muy felices ya que tenían completo control de lo que se publicaba en sus sitios. Al notar este entusiasmo comprendí que finalmente estaba entregando valor de verdad a los clientes, así que decidí aumentar el precio en cerca de un 30% de tal modo que a principios de 2011 mis ingresos freelance estaban casi igualando lo que ganaba en el periódico, y en mi vida ya no quedaba tiempo libre: o estaba trabajando en el diario o estaba trabajando en un proyecto propio.

Así que decidí dejar el diario y dedicarme a vivir del diseño web.

Poniendo las cosas en orden

Al comenzar el camino del diseño web a tiempo completo pude dedicar un poco más de tiempo a aprender WordPress de verdad. Pasé varias horas leyendo en blogs (y de paso aprendiendo inglés), viendo videos y finalmente hice un curso sobre la creación de temas, que en el fondo sirvió principalmente para ordenar todas las ideas que estaban en mi cabeza de manera desordenada.

Con un conocimiento más sólido sobre lo que podía afrontar con WordPress, pude llegar a pararme con mucha más confianza frente a los potenciales clientes y entregarles soluciones cada vez más acotadas, eficientes y valiosas para ellos.

Al cabo de un año de aprendizaje y aplicación práctica pude notar que mis ingresos mensuales habían aumentado considerablemente, a diferencia de  mi empleo en el periódico no había un sueldo estable y la cifra oscilaba bastante de mes en mes, sin embargo al mirar en términos de promedio, el salario actual era casi el doble que tenía al momento de dejar el diario.

Y aunque el asunto de los ingresos es importante, hubo un otros logros sobre los cuales me sentía muy orgulloso y que hubieran sido muy difíciles de cumplir si no fuera por WordPress:

  • Ya no tenía jefes a quienes rendir cuentas de manera diaria
  • Sin la necesidad de tener conocimientos de programación backend, podía entregar soluciones digitales efectivas a mis clientes
  • Me pude desligar de tediosos trabajos de mantención de sitios solicitadas a última hora con máxima urgencia, como subir una foto, cambiar un título, etc.
  • Pude crear sitios privados, con acceso exclusivo para usuarios registrados o sitios con mapas de contenido bien complejos relativamente rápido, sin tener que aprender programación compleja.
  • Era dueño de mi tiempo, por su puesto manejado con disciplina, pero con ciertas libertades que no existen en un empleo tradicional.

Ninguna de estos logros hubiera sido posible sin WordPress ni tampoco la capacidad de levantar algunos proyectos que desarrollé poco tiempo después y que van más allá de sitios tradicionales, como una plataforma de votaciones o cursos on-line.