Diseño, Reflexión | 1 de febrero de 2017

No hay un diseño correcto

También puedes escuchar este artículo
Abrir en otra ventana

Si tengo que ir desde mi casa al centro de Santiago hay prácticamente una cantidad infinita de posibilidades. Podría ir en auto, podría tomar el metro o un bus, podría incluso ir caminando o en bicicleta, también existe la posibilidad de ir en un helicóptero, un avión, un monopatín o un skateboard y, por cada uno de estos medios de transporte, existe una gran cantidad de recorridos que podría tomar.

Al final del día todas estas opciones son diferentes, algunas van a dar un mejor resultado que otras. En este caso en particular, las alternativas más apropiadas suelen ser el bus o el metro, por eso cada vez que debo hacer este recorrido lo hago en uno de estos dos medios, porque son los más viables.

Dentro de estas dos opciones, ninguna es mejor que la otra, todo se reduce a cuál es mi preferencia el día que tengo que salir, las condiciones del clima y la congestión vehicular del momento.

El diseño es algo muy similar

Con el diseño, a diferencia de otras disciplinas como la matemática, la ingeniaría o incluso la programación, no hay una respuesta única y correcta.

Al imaginar todas las posibles soluciones que existen a la hora de crear un diseño, tendríamos un universo bastante amplio.

Si graficamos este universo en una línea horizontal, en algún punto entre el extremo izquierdo y el derecho debería encontrarse el diseño correcto, pero en realidad no existe el diseño correcto, sino una gama de diseños correctos.

Dentro de nuestro universo de posibilidades, quizás el 10% o el 15% de ellas se encuentren en el rango del buen diseño.

A lo que quiero llegar con esto, es que el diseño no es una ciencia exacta en donde obtengas un resultado binario, en donde algo es correcto o incorrecto, sin puntos intermedios.

Es muy probable que a la hora de afrontar un desafío de diseño yo llegue a una solución y tú llegues a otra solución distinta, pero a pesar de sus diferencias, ambas podrían ser igual de buenas. No son necesariamente excluyentes.

¿Qué hay con los test?

Es cierto, podemos hacer test A/B para saber cuál diseño funciona mejor que el otro.

Por si no lo sabías, un test A/B es cuando tienes 2 variables de una página web y a la mitad de los visitantes le muestras la variable A y a la otra mitad le muestras la variable B. Todo esto para que al finalizar el test puedas analizar cual fue la alternativa que generó más clicks o más conversiones.

Efectivamente, un test A/B te puede ayudar a tener un entendimiento más claro de cuál es el diseño más apropiado para conseguir los objetivos que te hayas propuesto pero, casi siempre, la alternativa más efectiva lleva de la mano consigo sacrificar algo más.

Quizás en tu test descubriste que el botón verde convierte mucho mejor que el botón azul, sin embargo, en un aspecto estético puedes ver que el verde se sale de la armonía de color general del sitio, por lo tanto si quieres conservar esa opción deberás sacrificar una parte de la apariencia del sitio. En otro test tal vez descubriste una frase comercial que convierte mucho mejor que la otra y puedes quedarte con esa frase, pero va a ser a expensas de perder un poquito de la personalidad de tu marca y poner un mensaje más duro de ventas.

Entonces esto nos demuestra que no hay una sola respuesta correcta a la hora de diseñar, siempre van a haber algunos cambios que hagan que una página funcione técnicamente mejor, pero no debemos olvidar la parte estética o el branding.

A la hora de diseñar debemos ocuparnos de que lo que propongamos se centre dentro del rango que podemos considerar buen diseño y, desde allí, tomar decisiones conscientes sobre qué caminos tomar para mejorarlo.

Pero no te preocupes si el diseño al que llegaste no es lo mismo que propuso tu jefe o no se parece a la propuesta que hizo tu compañero de trabajo, porque no hay una sola opción que vaya a funcionar bien, hay un rango bastante amplio.

Claramente hay cosas que se salen completamente del rango apropiado y eso debemos evitarlo a toda costa, como cualquier elemento que vaya en contra de los valores de la marca para la cual estamos diseñando, un estilo que se asemeje demasiado a la competencia o asociar a la marca conceptos que serían mal percibidos por su público.

Ya lo dije antes, pero vale la pena repetirlo, el diseño no es una ciencia exacta, no es matemáticas. El diseño es creatividad, es arte, es percepción y, sobre todo, es comunicación y la comunicación no es 100% medible o controlable.

Un abrazo,
@FranciscoAMK

También te podría interesar:

Ya instalé WordPress ¿Qué hago ahora?

Hace un tiempo la gente de Hostinger publicó un tutorial súper detallado en donde explicaban paso a paso las diferentes formas de instalar WordPress, es básicamente una guía de instalación de WordPress y me invitaron a complementar su tutorial compartiendo qué es lo que hago yo una vez que WordPress ya está instalado. Así que […]

Seguir leyendo...

Era guapo, ahora estoy viejo

En el video de estilo libre de hoy te cuento sobre un comentario que recibí en instagram y reflexionamos sobre la forma en que deberíamos comportarnos en línea. Hasta la próxima. Un abrazo, @FranciscoAMK

Seguir leyendo...

5 tendencias de diseño para el 2019, el 2020 y los años por venir

Hey, bienvenida, bienvenido al primer video del año. Como corresponde en esta época, hoy vamos a hablar acerca de 5 tendencias de diseño gráfico, web y de interfaces que debes conocer y dominar en el 2019, el 2020 y los años que están por venir. 1. Jerarquía visual Si quieres que este año tus diseños […]

Seguir leyendo...

Hay 2 opiniones

Y tú ¿Qué opinas?

Puede que no te responda, pero ten por seguro que leeré tu comentario. Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Recibe más artículos como este cada semana

Únete a los 7.976 suscriptores y recibe cada miércoles nuevo contenido sobre diseño, sitios web y creatividad.

¡Ya estamos casi! revisa tu bandeja de entrada para verificar tu email por favor.
Uy! Parece que algo salió mal procesando tu solicitud. Recaraga la página e inténtalo de nuevo.

Ya me suscribí antes, no me muestres esto.